Cáncer de mama en perras y gatas:
el caso de Chuchi

A Media Lúa: Cáncer de mama en perras y gatas


El cáncer de mama es la neoplasia o tumor más frecuente en perras y gatas, sobre todo en hembras enteras, superando hasta en 3 veces la incidencia que se presenta en mujeres. Alrededor de un 60% de las neoplasias son benignas en las perras, mientras que en las gatas el 90% son malignas.

La influencia de las hormonas sexuales

Aunque existe cierta predisposición en algunas razas, el principal factor influyente es la exposición a hormonas sexuales, especialmente en las primeras etapas de la vida, de ahí que el uso de medicamentos para controlar el celo aumenten tanto la posibilidad de padecer esta clase de tumores.

La castración reduce el riesgo

Tras numerosos estudios sobre las neoplasias en perras, se determinó que si el animal se castrara antes de su primer celo, el riesgo de padecer tumores mamarios se reduciría al 0,05%. Este riesgo aumenta a un 8% si la castración se produce entre el primer y el segundo celo, y a un 26% si se realiza después del segundo celo.

En el caso de las gatas, si se operan antes de los 6 meses de edad, la probabilidad de padecerlas disminuye en un 91%, y si se realiza entre los 6 y los 12 meses, en un 81%.

De esta forma, la edad recomendada de castración se encuentra entre los 6 y los 10 meses de edad. Hacerlo antes no es recomendable, ya que puede provocar una mayor tendencia a padecer de problemas de incontinencia urinaria y cistitis.

Diagnóstico, extirpación y análisis

Los tumores mamarios deben extirparse tan pronto se diagnostican, para a continuación ser analizados en un laboratorio de anatomía patológica y, así, determinar si son benignos o malignos. Además, dentro de estas categorías existen distintos tipos de comportamiento en lo referente a su poder metastático o de invasión de otros órganos, así como a su velocidad de evolución, que también afectan al pronóstico de la mascota.

El caso de Chuchi

Chuchi, una de nuestras pequeñas-grandes mascotas favoritas, ha tenido que pasar a sus 7 años de edad por el quirófano de A Media Lúa, debido a la aparición de unos nódulos en su tejido mamario.


A Media Lúa: Cáncer de mama en perras y gatas


Afortunadamente todo salió bien: se portó como toda una campeona para las curas diarias y, en solo 9 días, recibió el alta.


A Media Lúa: Cáncer de mama en perras y gatas


Sus orgullosos dueños, Alejandra, Andrés, Jose y Cris, así como su hija Roxy y sus primos, Portos y Aramis (dos pedazo cruces de Boxer de 40 kg), pasaron un pequeño mal trago que, al final, terminó felizmente.

AddThis Social Bookmark Button