Plantas ornamentales: un posible enemigo
para nuestras mascotas

Clínica veterinaria A Media Lúa: Plantas ornamentales


A mucha gente que convive con mascotas también le gusta tener plantas ornamentales en casa para crear un ambiente agradable. Sin embargo debemos estar muy atentos a la hora de escogerlas, pues algunas especies resultan dañinas para la salud de nuestros amigos: os contamos el caso de Hendrix, un gato persa.

La propietaria de Hendrix tiene muy en cuenta lo que acabamos de exponer pero, hace no mucho, la obsequiaron con una planta conocida como Schefflera, que resultó ser la causa de los malestares de su mascota durante la siguiente semana.


Clínica veterinaria A Media Lúa: Plantas ornamentales, un posible enemigo para nuestras mascotas


Pocos días después de entrar la planta en casa, el gato empezó a hacer movimientos extraños con la boca, como si quisiera sacar algo. Al día siguiente no comió ni bebió, y parecía que le costaba tragar. Ella sospechó que podría haberse clavado una cáscara de pipa, porque suele jugar con ellas, y nos lo trajo a la clínica.

A la exploración sólo se vieron dos úlceras simétricas en paladar. Nos cuenta que no hay antecedentes de productos abrasivos y que es un gato vacunado, sin contacto con otros gatos y con una analítica correcta. En radiografía tampoco se encontraron signos de cuerpo extraño.


Clínica veterinaria A Media Lúa: Plantas ornamentales


Se trataron las úlceras, y mejoró notablemente, pero a los dos días tuvo un vómito y dos días después volvía a la clínica con dificultad respiratoria. Se hicieron nuevas radiografías que evidenciaron una marcada inflamación bronquial y mucho gas en estómago e intestino.


Clínica veterinaria A Media Lúa: Plantas ornamentales


Se puso tratamiento para estos nuevos síntomas y mejoró, pero más lentamente de lo esperado, hasta que un día se dieron cuenta de que una de las hojas de la nueva planta, situada cerca de donde él suele estar, estaba mordisqueada, y se comprobó que los síntomas podrían estar ocasionados por ella. La Schefflera arboricola contiene cristales de oxalato de calcio que pueden producir irritación intensa de boca, labios y lengua, así como babeo excesivo, vómitos y dificultad para tragar. En algunas ocasiones incluso se pueden inhalar, produciendo entonces irritación en todo el sistema respiratorio. Además, por contacto pueden ocasionar erupciones pruriginosas en la piel.

Si tenéis animales en casa, es importante saber que no solo la ingesta es peligrosa, por lo que lo ideal sería colocarla en una habitación fuera de su alcance.

AddThis Social Bookmark Button