Animales exóticos como mascota:
comparación de tres especies muy diferentes

Clínica veterinaria A Media Lúa: Animales exóticos como mascota


Las especies exóticas están cada vez más en auge como animal de compañía, y en este artículo os hablaremos de tres de ellas: un reptil, un mamífero y un ave. Las tres son muy diferentes entre sí y cada una requiere sus cuidados específicos: os animamos a descubrir un poco más a estos maravillosos animales.


Pogona «Dragon barbudo» (Pogona vitticeps)

Clínica veterinaria A Media Lúa: Animales exóticos como mascota

Este animal pertenece al orden Sauria, suborden Lacertilia y al género Pogona. Se distribuye en los desiertos y sabanas del suroriente de Australia. Habita desierto, matorrales y bosques secos. Son animales terrestres, no arborícolas.

Presentan cabeza y cuello grande y robusto. Su cola es muy grande, casi toda la longitud de su cuerpo. Presentan también extremidades robustas que les permiten acceder a zonas elevadas como ramas o piedras. Cuentan con una gran cabeza triangular rodeada por una hilera de escamas espinosas que, junto con su abrir y cerrar de boca constante, les permite intimidar a posibles rivales o depredadores. Asimismo, alrededor de los ojos presentan unas grandes pestañas que les protegen del polvo y la arena.

Para mantener a una pareja de estos ejemplares debemos disponer de un terrario de 100 x 40 x 50. La temperatura deberá oscilar entre 27 y 31 ºC durante el día y entre 23 y 24 ºC durante la noche. Esto lo conseguiremos con focos puntuales de calor y siempre desde arriba. En cuanto a la decoración del terrario, intentaremos reproducir al máximo posible su hábitat natural. Hay que tener cuidado con el uso de arenas muy finas, ya que las pueden ingerir y provocar obstrucciones digestivas. Podremos emplear papel para los ejemplares jóvenes y fibra de coco para los adultos. Con respecto a la luz, lo ideal es colocar una bombilla de 10.0 UVB.

Son muy territoriales, por lo que no debemos mantener a dos machos en el mismo terrario: se recomienda un macho y varias hembras. A la hora de cazar son muy agresivos, por lo que hay que tener cuidado con la competencia si hay varios ejemplares.

Viven entre 8 y 10 años, los machos son ligeramente más grandes que las hembras (60 y 40 cm respectivamente) y también suelen tener la cabeza más grande. La principal diferencia entre ambos es que el macho presenta poros femorales preanales más marcados que las hembras.

Cuando son jóvenes se alimentan de grillos, cucarachas, saltamontes, tenebrios, etc., y de adultos se pueden complementar con verduras, diente de león, canónigos, etc.


Rata albina (Rattus norvegicus)

Clínica veterinaria A Media Lúa: Animales exóticos como mascota

La rata parda, rata albina, rata marrón rata gris o rata de alcantarilla, también denominada rata china o rata noruega, es una especie de roedor miomorfo de la familia Muridae. Es originaria de sudeste de Siberia, China y algunas zonas de Japón, desde donde se extendió el norte de Europa y a Norteamérica. Se adapta a cualquier hábitat excepto a lugares extremos como el desierto y glaciares. Prolifera fundamentalmente en las grandes ciudades.

Mide entre 21 y 27 cm de longitud, con una cola de entre 17-22 cm, y pesa entre 280 y 520 gr. El cuerpo es tosco, con la cola cubierta de escamas en anillo. El hocico es más romo y las orejas más cortas que la rata negra (Rattus rattus).

Son animales omnívoros, de hábitos nocturnos. No son buenas trepadoras, aunque sí excavan redes de cuevas y túneles. Tienen una supervivencia aproximada de 3 años, es una especie gregaria y suele haber conflictos entre grupos.


Canario común macho (Serinus canaria doméstica)

Clínica veterinaria A Media Lúa: Animales exóticos como mascota

Se trata de una especie de ave del orden de los paseriformes y la familia de los fringílidos desarrollada en cautividad, endémica de las islas Canarias, Azores y Madeira. Su esperanza de vida oscila entre 6 y 15 años.

El macho suele ser de colores mucho más vivos y vistosos que las hembras para llamar la atención para la reproducción. Por ello podemos decir que existe un cierto dimorfismo sexual, ya que los machos desarrollan los pigmentos amarillos mucho más intensos que las hembras.

En cuanto a su cría en cautividad, deben disponer de jaulas de un tamaño mínimo de 100 (ancho) x 60 (alto), con un espacio entre barrotes máximo de 12 mm. Este tamaño de jaula sería para dos canarios, pero si queremos mejorar el enriquecimiento ambiental, lo mejor es disponer de una jaula más grande. La jaula deberá ser limpiada una vez por semana y dispondrá de arena especial para aves o bien papel.

Se alimenta de una mezcla de semillas, fundamentalmente alpiste y mijo. Acepta además hierbas silvestres como el diente de león y hojas como la lechuga, así como frutas (manzana, pera, naranja, etc.). Durante la reproducción la alimentación es fundamental y se puede añadir huevo. También es fundamental que dispongan de agua fresca que hay que cambiar todos los días. La jaula deberá estar en un lugar fresco, seco y evitando temperaturas extremas.

AddThis Social Bookmark Button