Hipocalcemia en yacos
o loros grises

Clínica veterinaria A Media Lúa: Hipocalcemia en los yacos o loros grises


La Hipocalcemia es una enfermedad directamente relacionada con niveles bajos de calcio en sangre, y se da fundamentalmente en yacos o loros grises (Psittacus erithacus) en cautividad. Estos bajos niveles son debidos a una dieta inadecuada de nuestra mascota: os ofrecemos más información en este artículo.


CAUSAS

La Hipocalcemia se suele dar sobre todo en aquellos animales que se alimentan fundamentalmente a base de pipas. Por desgracia no solo lo vemos en estos casos, una mala alimentación a lo largo de los años puede llevar a este problema. La alimentación debe consistir fundamentalmente en una mezcla de pienso, frutas y verduras frescas y en ocasiones alguna semilla. La falta de alguno de estos componentes o en su defecto que alguno no sea el adecuado o de baja calidad también puede llevar a este problema.

Otro factor que puede predisponer a este problema es una mala gestión de la cantidad de luz solar que recibe nuestra mascota. La falta de luz solar afecta directamente a la absorción del calcio, ya que la radiación ultravioleta es necesaria para la síntesis de vitamina D y ésta, a su vez, interviene en la absorción del calcio. Así que, si no recibe la cantidad de luz necesaria, no habrá absorción de calcio.


SÍNTOMAS, DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO

Cuando tenemos un síndrome hipocalcémico, lo primero que solemos ver es que nuestra mascota presenta somnolencia y falta de equilibrio, llegando incluso a apoyarse sobre el pico buscando punto de apoyo. Seguidamente veremos debilidad muscular, decaimiento y temblores generalizados de todo el cuerpo. Finalmente puede presentar convulsiones e incluso pérdida del conocimiento. Sin una rápida actuación, el animal puede fallecer en poco tiempo.

Para un correcto diagnóstico será necesario acudir al veterinario especialista para la detección de los niveles de calcio en sangre y descartar así otros procesos que también pueden cursar con sintomatología similar. Es necesario instaurar el tratamiento lo antes posible para evitar más daños.


PREVENCIÓN

Para que nuestra mascota no caiga en este problema, la mejor manera es la prevención. Como en todas las especies exóticas, la gran mayoría de las patologías son derivadas de un manejo inadecuado. Un correcto asesoramiento puede ayudar a prevenir la gran mayoría de las patologías.

En este caso un correcto comportamiento alimentario de nuestro loro nos ayudará a evitar este problema. La dieta debe basarse fundamentalmente un pienso extrusionado de calidad, evitando aquellos «piensos de colores» y recordando que un Yaco necesita un pienso de alta energía así como una mezcla de frutas, verduras y vegetales diarios y frescos. Asimismo, debemos tener en cuenta el fotoperiodo u horas de luz que nuestro loro recibe al día y tener en cuenta que lo ideal es que duerma en una habitación diferente a la que suele pasar el resto del día.

Cabe recordar que muchos de los problemas que presentan las especies exóticas se pueden evitar si tenemos la información necesaria sobre su cuidado, alimentación y manejo en general.

AddThis Social Bookmark Button