Chequeo para gatos y perros geriátricos:
en noviembre, con un precio inmejorable

Clínica Veterinaria A Media Lúa: Chequeo para gatos y perros geriátricos


Hoy en día las personas cada vez somos más longevas y gozamos de mejor calidad de vida. Los avances de nuestra sociedad han hecho que esto sea posible, ¿pero sabíais que pasa lo mismo con nuestras mascotas? Os lo explicamos en este artículo, en el que también os describimos nuestros completos planes de chequeo para gatos y perros geriátricos que, durante el mes de noviembre de 2018, os ofrecemos con un precio promocional de 130€.


MASCOTAS GERIÁTRICAS

Algunos estudios revelan que, en los últimos 20 años, la esperanza de vida de nuestras mascotas ha llegado a alargarse hasta casi 2 años. Esto es posible gracias a la evolución en la alimentación, en los cuidados diarios que reciben y a los avances de la medicina veterinaria. Por ello, cada vez es más común encontrar en nuestras consultas perros o gatos geriátricos.

Debemos estar muy pendientes a cambios en el nivel de actividad, diferencias en cuanto a su consumo de comida y/o agua, cambios en sus periodos de descanso, etc. Os proponemos, además, la realización de un chequeo específico para vuestro gato o perro geriátrico.


CHEQUEO PARA GATOS GERIÁTRICOS

Clínica Veterinaria A Media Lúa: Chequeo para gatos y perros geriátricos


Un gato se considera «senior» a partir de los 7 años de edad, y «geriátrico» a partir de los 10. Esto no quiere decir, ni muchísimo menos, que estos animales estén llegando al final de su vida, pero sí que debemos estar más pendientes ante cualquier cambio, puesto que están más predispuestos a la aparición de algunas patologías como los fallos renales, la diabetes, hipertiroidismo, artrosis, etc.

En estos gatos es importante la realización de chequeos específicos para animales mayores, incluso aunque nuestro animal este totalmente sano, puesto que la detección precoz de patologías puede ser vital para que la mascota disfrute de una vida larga y, sobre todo, con buena calidad de vida.


¿En qué consisten estos chequeos?

  • Lo primero es realizar una exploración general para ver el estado del gato. En ella podemos ver cómo se encuentra de peso, valorar si tenemos algún punto de dolor, el estado de su dentadura, valorar su auscultación cardiaca, evaluar el estado de sus nódulos linfáticos o la medida de su presión arterial.
  • Es muy importante también realizar un control del peso, puesto que con la edad pueden aparecer cambios importantes. Aunque muchos gatos adultos presentan sobrepeso, es normal que con la edad empiecen a adelgazar, de ahí que sea tan importante un control regular del peso.
  • Normalmente también recomendamos la realización de una analítica, para poder comprobar el funcionamiento del riñón, hígado y tiroides, etc.
  • Si todo sale perfecto, se recomienda realizar de nuevo un chequeo de manera anual.

Otro aspecto importante es la vacunación. Muchas veces nos encontramos con personas que nos comentan en consulta que ya no vacunan a sus mascotas porque son mayores. Sin embargo, el sistema inmunitario es menos eficaz con la edad, y el gato puede ser más vulnerable a padecer determinados procesos. Por ello es importante también mantener la pauta vacunal de tu gato.


¿Qué pasa si aparece algún problema?

Si durante la revisión geriátrica nos encontrásemos con algún valor analítico alterado, alguna alteración en la exploración o el resto de pruebas, valoraremos según su importancia si es suficiente con vigilar al gato en revisiones periódicas pautadas, o si es necesario ampliar el número de pruebas como, por ejemplo, realizar una ecografía en la que se pueda ver la presencia de algún tumor o incluso de problemas renales. Este tipo de enfermedades, cogidas a tiempo, suelen tener un mejor pronóstico, mientras que si no se detectan en sus inicios pueden acabar causando serios trastornos.


Chequeo Geriátrico Felino de la clínica veterinaria A Media Lúa

Nuestro plan, que durante el mes de noviembre de 2018 os ofrecemos con un precio promocional de 130€, incluye todo lo siguiente:

1) Una consulta completa, con revisión general del estado del animal:

  • Valoración músculo esquelética
  • Exploración de piel
  • Valoración básica de su comportamiento
  • Valoración neurológica
  • Valoración cardiorrespiratoria
  • Control de peso
  • Revisión dental

2) Medición de presión arterial

3) Analítica completa:

  • Control de hormonas tiroideas: Es muy importante su monitorización en gatos geriátricos, debido a que el hipertiroidismo es una enfermedad bastante común en gatos mayores.
  • Bioquímica 10 parámetros: Nos permite evaluar el estado de la función renal, función hepática y posibles problemas de diabetes.
  • Control SDMA: Se trata de un biomarcador innovador, específico de la función renal, más fiable y precoz que el resto de marcadores de daño renal. Por ello nos ayuda a diagnosticar con mayor antelación enfermedades renales, y poder tratarlas lo antes posible.

4) Sedación, solo si fuese necesario: En el caso de los gatos, la Asociación Internacional de Medicina Felina (ISFM) y la Asociación Americana de Medicina Felina (AAFP) recomiendan sedar a aquellos animales cuya manipulación para realizar las analíticas pueda suponer ansiedad o estrés, así como a los que se muestren agresivos. Esta sedación, si fuese necesaria, está incluida en el coste de nuestro Chequeo Geriátrico Felino.


CHEQUEO PARA PERROS GERIÁTRICOS

Clínica Veterinaria A Media Lúa: Chequeo para gatos y perros geriátricos


La consideración de un perro como «senior» o «geriátrico» varía un poco con respecto a los gatos. En este caso debe tenerse muy en cuenta tanto la raza como el tamaño del animal, pues de ellas depende enormemente la consideración.

  • En razas pequeñas, que en general son más longevas, podemos considerar que un perro es «senior» a partir de los 7-8 años, y «geriátrico» a partir de los 10 años.
  • En razas medianas podemos empezar a considerarlos «senior» a partir de los 6 años, y «geriátricos» a partir de los 9 años de edad.
  • En razas gigantes los animales se consideran «geriátricos» a partir de los 6,5-7 años, debido a que se trata de razas menos longevas. Esto no quiere decir que estos animales estén llegando al final de su vida, pero sí que debemos estar más pendientes ante cualquier cambio, puesto que están más predispuestos a la aparición de algunas patologías como artrosis, fallos cardiacos, renales, diabetes, problemas hormonales, etc.

Un chequeo geriátrico nos puede ayudar a diagnosticar de forma temprana una enfermedad, dándonos la posibilidad de curarla, de frenar su avance o, en caso de que no esto no sea posible, dar la mejor calidad de vida a nuestras mascotas durante el mayor tiempo posible.


¿En qué consisten estos chequeos?

Lo primero es realizar una exploración general para ver el estado del perro. En ella podemos ver cómo se encuentra de peso, valorar si tenemos algún punto de dolor, el estado de su dentadura, valorar su auscultación cardiaca, evaluar el estado de sus nódulos linfáticos, etc.

  • Es muy importante también realizar un control del peso, puesto que con la edad pueden aparecer cambios importantes. Es muy común encontrar perros mayores con un sobrepeso importante, que puede deberse a un exceso de alimentación, pero también a la aparición de algunas patologías que aumentan su apetito o ralentizan su metabolismo. Además, este sobrepeso puede agravar el cuadro de alguna patología típica en perros mayores, como por ejemplo la artrosis.
  • Normalmente recomendamos también la realización de una analítica, para poder comprobar el funcionamiento del riñón, hígado, valoración de células sanguíneas, etc.
  • Si todo sale perfecto, se recomienda realizar de nuevo un chequeo de manera anual.

Otro aspecto importante es la vacunación. Muchas veces nos encontramos con personas que nos comentan en consulta que ya no vacunan a sus mascotas porque son mayores. Sin embargo, el sistema inmunitario es menos eficaz con la edad, y el perro puede ser más vulnerable a padecer determinados procesos. Por ello es importante también mantener la pauta vacunal de tu perro.


¿Qué pasa si aparece algún problema?

Si durante la revisión geriátrica nos encontrásemos con algún valor analítico alterado, alguna alteración en la exploración o el resto de pruebas, valoraremos según su importancia si basta con establecer revisiones periódicas para tener al animal bien controlado. Si esto no fuera suficiente podemos plantearnos ampliar el número de pruebas como, por ejemplo, realizar una ecografía en la que se pueda ver la presencia de algún tumor o incluso de problemas renales. Este tipo de enfermedades, cogidas a tiempo, suelen tener un mejor pronóstico, mientras que si no se detectan en sus inicios pueden acabar causando serios trastornos.


Chequeo Geriátrico Canino de la clínica veterinaria A Media Lúa

Nuestro plan, que durante el mes de noviembre de 2018 os ofrecemos con un precio promocional de 130€, incluye todo lo siguiente:

1) Una consulta completa, con revisión general del estado del animal:

  • Valoración músculo esquelética.
  • Exploración de piel
  • Valoración básica de su comportamiento
  • Valoración neurológica
  • Valoración cardiorrespiratoria
  • Control de peso
  • Revisión dental

2) Radiografías torácicas: Nos permiten valorar la silueta cardiaca, un posible agrandamiento cardíaco, presencia de masas en tórax, problemas a nivel pulmonar, etc.

3) Analítica completa:

  • Hemograma: Con ella valoramos las células sanguíneas, la presencia de anemias, procesos infecciosos, etc.
  • Bioquímica 10 parámetros: Nos permite evaluar el estado de la función renal, función hepática y posibles problemas de diabetes.
  • Control SDMA: Se trata de un biomarcador innovador, específico de la función renal, más fiable y precoz que el resto de marcadores de daño renal. Por ello nos ayuda a diagnosticar con mayor antelación enfermedades renales, y poder tratarlas lo antes posible.
AddThis Social Bookmark Button