Mucho cuidado en casa con las sustancias
tóxicas para nuestras mascotas

Clínica veterinaria A Media Lúa: Sustancias tóxicas para nuestras mascotas


En nuestros hogares existen a menudo sustancias tóxicas que pueden suponer un peligro para nuestras mascotas: las recordamos en este artículo.

Los efectos tóxicos potenciales de una sustancia dependen de la cantidad que ingiera el animal, y son más susceptibles los animales de menor peso. Estos efectos tardan un tiempo variable en manifestarse tras la ingestión, por ello debemos acudir cuanto antes en busca de consejo veterinario.

Ante una emergencia que requiera asesoramiento veterinario puede resultar interesante, si es posible, facilitar información relativa al producto ingerido, como el nombre o la composición. Para ello se puede recurrir al envase o envoltorio, al prospecto en caso de fármacos, etc.


TÓXICOS MÁS FRECUENTES EN EL HOGAR

  • Uvas y uvas pasas: Contienen ocratoxina y pueden provocar insuficiencia renal.
  • Chocolate: El peligro reside en la teobromina que contiene, por ello tienen mayor riesgo de provocar intoxicación el chocolate negro y aquellos con porcentajes elevados de cacao. Es una intoxicación que puede llegar a ser grave e incluso potencialmente mortal.
  • Flor de pascua/plantas de interior: Ojo en esta a los propietarios de gatos porque muchas plantas ornamentales y de interior, en caso de ser ingeridas, se sabe que son altamente tóxicas. Como ejemplos cabe destacar la familia de las liláceas, los helechos, o la Flor de Pascua típica esta época.
  • Otros alimentos (cebolla cruda, aguacate, patata cruda, nueces de Macadamia): Deben tenerlas presentes sobre todo propietarios de loros y otras aves, y pequeños mamíferos, aunque ojo porque algún caso ha habido de perro al que se le ofrecieron restos de la cena entre los que iba ensalada, por ejemplo.
  • Antiinflamatorios de personas (paracetamol, ibuprofeno, aspirina, diclofenaco, etc.): Todos son altamente tóxicos en animales, pudiendo dar sobre todo vómitos y pudiendo causar daños en hígado y riñón.
  • Otras pastillas: Cualquier tipo de medicación ingerida de forma accidental por su mascota puede provocarle efectos adversos. Dichos efectos varían dependiendo del tipo de sustancia de la que se trate, por ello es necesario valorar cada caso de forma individual consultando a su veterinario. No olvide, si es posible, tener a mano el prospecto o cualquier dato que pueda facilitar sobre la sustancia ingerida.
  • Cáusticos (como lejía y productos químicos de limpieza): En ocasiones un animal sediento puede echar mano del cubo de la fregona para aliviar su sed ante un despiste del propietario, sin percatarse del producto químico que esta pueda contener. Estos tóxicos tienen un efecto abrasivo en el tracto digestivo.
  • Dosificación errónea de pipetas y productos similares: No suele ser habitual, y aunque son productos muy seguros, en caso de dosis muy superior a la que indica el fabricante, pueden llegar a producir toxicidad. En hogares donde convivan varias mascotas es importante tener la precaución de aplicar a cada una de ellas el producto adecuado para su peso corporal y tipo de mascota.
  • Raticidas/molusquicidas/herbicidas: Debido a su gran variedad, resulta de mucha ayuda en caso de accidente conservar el envase donde venga detallada la composición química del producto en particular.
  • Anticongelante y limpiaparabrisas: Se sabe que a los perros puede resultarles agradable su sabor, por eso es necesario mantener estos productos en recipientes bien cerrados y fuera de su alcance.
AddThis Social Bookmark Button