Caída de pelo en las mascotas:
causas, alteraciones y recomendaciones

Clínica veterinaria A Media Lúa: Caída de pelo en las mascotas


La caída de pelo en las mascotas en un motivo de consulta habitual en la clínica veterinaria A Media Lúa: en este artículo os explicamos en qué consiste el proceso, y resolvemos algunas dudas y falsos mitos al respecto.


¿QUÉ ES LA MUDA DE PELO?

La muda del pelo es el proceso mediante el cual se renueva el manto en las mascotas. El manto o pelaje es el conjunto del pelo que cubre el cuerpo del animal, y las capas son las diferentes variedades cromáticas y patrones que este puede adoptar.

Para animales que habitan en zonas geográficas con cambios estacionales marcados, es un proceso desarrollado para facilitar la adaptación al entorno, ya que les permite el desarrollo de un pelaje más grueso para afrontar los rigores del invierno, y que a su vez es sustituido por otro más liviano en verano.

Debido a esto, de forma natural, existen dos periodos o ciclos de muda: a finales de verano se desarrolla el pelo de invierno, y con la llegada de la primavera se sustituye por el pelaje de verano. Por lo tanto, es en esos dos momentos del año donde podremos notar que nuestro mejor amigo «pierde» más pelo de lo habitual.

Por otro lado, debemos tener presente que dicho proceso de muda viene influenciado por diferentes factores, entre ellos los ambientales, que son los que le indican al organismo que ha llegado el momento de mudar. Entre estos factores destacan especialmente la temperatura y el fotoperiodo, es decir, el número de horas de luz que varía a lo largo del año.


ALTERACIÓN DE LOS PERIODOS DE MUDA

Debido a la influencia de los factores ambientales, y como consecuencia de la adaptación a la vida doméstica, los animales que conviven con nosotros como mascotas pueden presentar una alteración en los periodos de muda.

Esto se debe fundamentalmente a que muchas veces no están expuestos a las temperaturas exteriores, sino que pasan buena parte de sus vidas con nosotros dentro de casa, y también porque el convivir con nosotros los expone inevitablemente a iluminación artificial que forma parte de nuestras vidas cotidianas, pero que altera su fotoperiodo natural.

Como consecuencia, es habitual que muchos animales de compañía pierdan pelo durante prácticamente todo el año, en vez de hacer dos épocas de muda al año propiamente dichas.

Sí que es verdad que podemos observar un incremento en la pérdida de pelo en dichas épocas y que, por supuesto, existen otros factores como la raza o el tipo de pelo que influyen en la muda. Determinadas razas o tipos de pelo prácticamente no mudan, y esto es un factor que puede ser interesante (y que poca gente tiene en cuenta) a la hora de elegir a nuestro mejor amigo.

Aunque son menos comunes, también debemos mencionar que están descritas alteraciones de la muda, como por ejemplo animales que pierden pelo por completo en determinadas zonas del cuerpo. Normalmente se trata de alopecias estacionales y que deben resolverse de forma espontánea, pero siempre es necesario descartar algún tipo de patología que lo provoque.

El estrés o la ansiedad, la alimentación inadecuada, o determinadas enfermedades también pueden influir negativamente en el proceso de muda normal.


RECOMENDACIONES PARA LOS PERIODOS DE MUDA

El cepillado frecuente ayuda a eliminar el pelo muerto que se acumula en el manto y, por lo tanto, reduce la cantidad de pelo que la mascota dejará por casa.

Cortar el pelo al animal no soluciona el problema, y rapar puede estar incluso contraindicado en muchas razas, ya que el tipo de manto que presentan requiere otro tipo de cuidado para mantenerlo en buen estado.

Como siempre, no dudéis en consultarnos vuestras dudas sobre este tema.

AddThis Social Bookmark Button