Bozales para perros: cuando son necesarios,
tipos, ventajas e inconvenientes

Clínica veterinaria A Media Lúa: Bozales para perros


Habitualmente, cuando vemos a un perro utilizando un bozal lo asociamos de inmediato a animales agresivos o con problemas de conducta. También es común que, al pasear un perro con él puesto por la calle, las personas con las que se cruza se aparten y/o aparten a sus mascotas. ¿Pero solo los perros agresivos llevan bozal? La respuesta claramente es NO. Os facilitamos más información en este artículo…


SITUACIONES EN LAS QUE PUEDE SER NECESARIO EL BOZAL

  • Para viajar en transporte público (tren, metro, etc.).
  • Para evitar conductas dañinas para el animal (animales con una conducta exploratoria excesiva que recogen cosas por la calle, animales con problemas de pica, etc.).
  • Por legislación, los PPP deben llevarlo siempre en espacios públicos.
  • Por problemas de conducta hacia otros perros, otros animales, etc.
  • Por problemas de conducta hacia personas.
  • En el manejo de peluquería, consulta veterinaria o similar de algunos perros, por problemas de miedos o estrés.

Como vemos existen gran variedad de situaciones en las que puede ser necesario que nuestro perro lleve un bozal. Esto no implica necesariamente que se trate de un perro problemático, pues en muchos casos se hace por la propia seguridad del animal o por cumplir normativas de algunos lugares concretos.

El bozal es una herramienta más en el manejo de nuestros compañeros peludos, que quizá nunca necesitemos o quizá sí. Por ello, nunca está de más haberle habituado a su uso, aunque sea de manera esporádica.


TIPOS DE BOZAL

Existen principalmente tres tipos de bozales:

  • Bozal de nylon/tela.
  • Bozal tipo cesta (de plástico, cuero o metálico)
  • Bozal tipo Baskerville®

Todos tienen ciertas ventajas e inconvenientes, y alguno tiene ciertas limitaciones en el momento de su utilización. Intentaremos explicaros cuales son de manera sencilla.


BOZAL DE NYLON/TELA

Clínica veterinaria A Media Lúa: Bozales para perros

Uno de los más utilizados por la mayoría de propietarios, quizá debido a que estéticamente es el menos «agresivo». Cuando se ajusta bien la talla no permite al animal abrir la boca, y es muy cómodo para el propietario: normalmente se engancha con un cierre de click, ocupa poco doblado en el bolsillo y se pone de manera sencilla y rápida.

El principal inconveniente de este tipo de bozales es precisamente que no permite al animal abrir la boca. Esto implica que el animal no podrá morder, pero también que no podrá comer ni beber, y lo más importante, no podrá jadear. El jadeo es la forma natural de los perros para regular su temperatura corporal, por lo que es muy importante que en días de calor o tras momentos de ejercicio puedan jadear sin problema.

Otro de los inconvenientes de este tipo de bozales es que son bastante cerrados, por ello en animales que produzcan una cantidad importante de baba, su uso se manera prolongada puede dar lugar a rozaduras o dermatitis en las zonas de roce. Para intentar evitar este tipo de inconvenientes han salido al mercado algunos modelos con malla en la parte inferior, pero siguen sin permitir abrir la boca al animal.

Este tipo de bozales está indicado para usos cortos, como visitas al veterinario o momentos puntuales como subir a un transporte público durante un trayecto muy corto.

Dentro de los de nylon, existen también algunos modelos que consisten solamente en una tira ancha acolchada, con una cinta ajustable en la parte inferior. Permiten al animal comer y beber, pero la apertura que permiten de la boca en algunos casos puede permitir también la mordida. Estos bozales podrían tener menos inconvenientes que los anteriores, pero habría que estudiar cual es el uso que queremos darle, el carácter del perro, etc.


BOZAL TIPO CESTA

Clínica veterinaria A Media Lúa: Bozales para perros

Es el bozal «de toda la vida», y puede estar fabricados en plástico duro, cuero o metal. Suelen ser bozales bastante resistentes, e impiden la mordedura sin problema. Permiten mejor ventilación y no hay acumulación de baba. Dependiendo de la forma del hocico, pueden permitir o no beber o jadear al animal, y debemos valorar posibles roces en algunas zonas, dependiendo del tamaño y forma del hocico del perro. Algunos fabricantes han incorporado en la parte delantera una tapa interior que, si se retira, permite introducir comida, aunque de manera un poco tediosa. Es muy importante que la zona que se apoya en el hocico del animal esté acolchada, para evitar posibles rozaduras.

El ajuste de la talla es complicado en algunos animales: en el caso de razas de morro ancho, puede apretar un poco los laterales del hocico del animal, no permitiendo así que este cómodo con él puesto (es el caso de perros como Fiona). También es importante ajustar bien la talla para evitar que interfieran en el campo visual del animal, o que puedan golpear sus ojos al moverse.


BOZAL TIPO BASKERVILLE®

Clínica veterinaria A Media Lúa: Bozales para perros

Se trata de un bozal en auge actualmente, entre otras cosas, por haber minimizado las desventajas de otro tipo de bozales. Esta fabricado en goma resistente, suave y flexible. Se adapta muy bien a la mayoría de razas, incluso en animales de hocico ancho. Presenta una banda de neopreno en la zona inferior del morro, donde se apoya el bozal, para evitar rozaduras. Como medida extra de seguridad, el bozal incluye una cinta opcional en la parte superior.

El animal puede beber y comer con él puesto, lo que lo ha convertido en una herramienta muy útil en animales que necesitan utilizar un bozal por seguridad, pero a los que se quiere premiar por sus buenas actitudes en momentos de la terapia de modificación de conducta.

Además dispone de un hueco para la nariz, de manera que el animal podrá realizar una conducta exploratoria normal, sin que esto reste seguridad al bozal. Permite al animal jadear de manera normal. Al mismo tiempo, impide que la baba se acumule contra la piel, evitando posibles problemas de dermatitis o rozaduras en animales con abundante producción de baba.


ELEGIR EL BOZAL ADECUADO A CADA CASO

Una vez analizados los distintos tipos de bozal, debe evaluarse el uso que se le dará con la mascota, valorando los siguientes aspectos:

  • Cuánto tiempo lo llevará puesto.
  • En qué circunstancias.
  • Por qué motivos.

En función de estas variables decidiremos cuál es el que mejor se adapta a nuestro compañero. Por supuesto, podéis encontrar los tres tipos de bozal en la tienda de la clínica veterinaria A Media Lúa, y estaremos encantad@s de ayudaros a valorar cuál es el que mejor se adapta a vuestro caso.

AddThis Social Bookmark Button