Leucemia e inmunodeficiencia felina

Clínica veterinaria A Media Lúa: Test de leucemia e inmunodeficiencia felina


La Leucemia y la Inmunodeficiencia son dos enfermedades de gran prevalencia en gatos, ambas causadas por un retrovirus: os ofrecemos más información en este artículo.


Transmisión y tratamiento

La Leucemia se transmite por la saliva (por ejemplo por compartir comedero y bebedero), heces, secreciones nasales, y también se incluye el aseo mutuo entre gatos como medio de contagio.

La Inmunodeficiencia suele contagiarse principalmente por mordeduras, aunque se han descrito otras vías de contagio de menor entidad.

Para ninguno de los dos virus existe actualmente un tratamiento específico, lo que significa que no existe cura para estas enfermedades. Ninguno de estos virus se transmite a las personas.

Antiguamente cuando los animales daban positivo se recomendaba su eutanasia, pero en la actualidad se sabe que, con un buen tratamiento de sostén y las precauciones necesarias para evitar la aparición de complicaciones o infecciones secundarias, pueden tener una buena vida.


¿Por qué testar a mi animal?

El principal motivo es que un diagnóstico precoz es muy importante en aquellos animales positivos, puesto que podremos mejorar su calidad de vida e instaurar unas medidas de manejo especificas.

Lo ideal es realizar una primera visita al veterinario cuando el animal llegue a casa, aprovechar para desparasitarlo y, unos 15 días después, extraer sangre para realizar la prueba. Si el resultado es negativo podemos comenzar a vacunar. En caso positivo, el veterinario nos explicará qué seguimiento debemos llevar con el gato, puesto que lo ideal es realizar otro análisis confirmatorio en un laboratorio externo.


¿Qué gatos deben ser testados de Leucemia felina e Inmunodeficiencia?

  • Aquellos que van a ser introducidos en una casa donde ya viven otros gatos, aunque estos tengan test realizados con anterioridad.
  • Aquellos gatos que ocasionalmente tienen contacto con gatos de vida libre, semi-libre o no testados para estas enfermedades.

Es importante dejar claro que, aunque estos son los principales motivos para testar, existen muchos otros. Además haber testado a nuestro animal cuando era cachorro no quiere decir que no debamos volver a testarlo a lo largo de su vida. Esto se debe a que en algunos casos la enfermedad puede quedar latente durante un tiempo en el organismo del gato y por bajas de defensas reactivarse y darnos problemas.


Vacunas

Actualmente no existe vacuna frente a la Inmunodeficiencia felina pero si frente a la Leucemia felina. Es muy importante vacunar a nuestros gatos debido a la enorme prevalencia de la enfermedad, sobre todo en aquellos casos en que tengan contacto con animales de vida libre o semi-libre o de los que desconozcamos si pudieran estar afectados por la enfermedad.

La vacunación frente a la Leucemia no influye en el resultado de los test que hagamos con posterioridad en caso de ser necesarios.


Test de leucemia e inmunodeficiencia en gatos

Queremos concienciar sobre la importancia de realizar los test de diagnóstico rápido de leucemia e inmunodeficiencia en gatos, ya que permiten determinar si el animal está infectado por estos virus en tan solo unos minutos y con apenas un par de gotas de sangre.

AddThis Social Bookmark Button