Piometras: tipos, síntomas,
tratamiento y prevención

Clínica veterinaria A Media Lúa: Piometras


Una de las ventajas de la esterilización de hembras, tanto en perros como en gatos, es evitar la aparición de piometras: en este artículo os contamos qué son, cómo detectar que algo no va bien y cuál debe ser la manera de actuar.


¿QUÉ ES UNA PIOMETRA?

Es la patología uterina con mayor prevalencia en perras. Se trata de una infección secundaria del útero que se produce normalmente en las semanas posteriores al celo, época de metaestro, favorecida por los altos valores de progesterona. Además, los cambios morfológicos sufridos durante el celo por el útero ayudan a que las bacterias puedan colonizar esta cavidad corporal.


TIPOS DE PIOMETRA

Existen dos tipos bien diferenciados de piometra:

  • Piometra abierta: el cuello uterino está abierto, por ello es posible que se drenen hacia el exterior las secreciones presentes en el útero. Estas pacientes presentan una descarga vulvar de mayor o menor intensidad, de olor fuerte y color variable, entre rojizo y amarillo-verdoso.
  • Piometra cerrada: el cuello uterino está cerrado, de manera que no es posible que las secreciones se drenen hacia el exterior, acumulándose en el interior del útero. Se trata de un proceso de extrema gravedad, puesto que pone en grave riesgo la vida del animal de manera inmediata.

Clínica veterinaria A Media Lúa: Piometras


¿QUÉ SÍNTOMAS PUEDEN INDICAR UNA PIOMETRA?

Durante las semanas posteriores al celo, sobre todo las 4-10 semanas siguientes, debemos estar especialmente pendientes de nuestra perra o gata. Si detectamos alguno de los siguientes síntomas, es importante acudir a una revisión:

  • Anorexia.
  • Lamido excesivo de la zona vaginal.
  • Diarreas y/o vómitos.
  • Beber y orinar más de lo normal.
  • Secreciones vulvares anormales.
  • Fiebre.
  • Decaimiento general.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO?

El tratamiento quirúrgico ha demostrado mayor tasa de éxito y supervivencia del paciente. Se realiza una ovariohisterectomía (conocida comúnmente como esterilización), y siempre es necesario estabilizar previamente al paciente.

El tratamiento conservador con medicación tiene una tasa de éxito mucho menor, dando lugar además con mucha frecuencia a recidivas en los celos siguientes.


Clínica veterinaria A Media Lúa: Piometras

Útero con piometra (izquierda) / Contenido uterino purulento (derecha)


¿ES UNA SITUACIÓN MUY GRAVE?

Sin duda, lo es. Esta patología suele darse con mayor frecuencia en animales de edad avanzada. Además, en caso de no realizar un tratamiento precoz de esta patología, pueden aparecer diversas complicaciones como toxemias, fallo renal, peritonitis, sepsis e incluso el fallecimiento del animal. Detectar a tiempo cualquier signo es de vital importancia para actuar de manera rápida.


¿CÓMO SE PREVIENE?

La esterilización de aquellas hembras no destinadas a la reproducción es la medida de prevención más efectiva, y que aporta mayores ventajas a la vida del animal.

También es importante evitar el uso de cualquier tipo de tratamiento hormonal, tanto anticonceptivo como de inhibición del celo.

Debemos apuntar siempre las fechas en las que nuestra perra ha estado en celo, para así poder vigilar durante las siguientes semanas y detectar de manera precoz cualquier posible problema.

AddThis Social Bookmark Button